Patricio Campos

Patricio Campos

Francisca Canales, estudiante de Ingeniería Civil Metalúrgica de la USM, fue reconocida en la segunda versión del certamen PiensaCobre 2017, organizado por la cuprífera y el Centro de Modelamiento Matemático de la U. de Chile. Cuatro de los siete trabajos distinguidos fueron desarrollados por mujeres.

Siete fueron en total los ganadores de la segunda versión del concurso PiensaCobre, organizado por Codelco y el Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile (CMM), certamen de memorias y tesis universitarias de doctorado, magíster y pregrado. Y una de ellas fue Francisca Canales, estudiante de Ingeniería Civil Metalúrgica de la Universidad Técnica Federico Santa María, quien fue distinguida en la categoría “Tesis de pregrado”.

PiensaCobre busca que la academia aporte con sus conocimientos y provoque soluciones disruptivas e innovadoras para los desafíos que enfrenta la minería y, en esa línea, el trabajo desarrollado por la alumna de la USM se basa en el estudio de la utilización de relaves de flotación como fundente en el proceso de fusión de concentrados de cobre.

Al respecto, Francisca Canales afirma que “es un premio muy importante para mí y también un poco inesperado, la verdad es que no pensaba ganarlo, postulé para probar y lo relevante es que  conjuga elementos de innovación y sustentabilidad minera, así que espero que los resultados de mi memoria sean un aporte. Ya haber ganado es un orgullo”.

La tesis que sustenta la investigación de la estudiante es que si el material de relave que resulta como producto de la flotación puede ser utilizado como fundente, impactaría económicamente al reducir su uso en el reactor de una fundición y además, contribuiría a la disminución del acopio, minimizando su impacto ambiental. Esto, según explica, porque “el relave es un material de desecho que no tiene gran utilidad y actualmente existe en exceso. La idea es usarlo como sustituto del fundente, ya que al igual que este, está compuesto en gran parte por sílice. Esto tiene esta doble ventaja: se le da una utilidad al relave, se disminuye el acopio y además, se reducen costos”.

Reconocimiento a la contribución femenina

“Históricamente, Codelco ha sido líder en la industria del cobre y con iniciativas como PiensaCobre, la creación de nuestra filial tecnológica Codelco Tech y un sistema de gestión de la innovación abierta, buscamos acelerar los procesos de innovación y tecnología para avanzar hacia la nueva minería chilena”, señaló Óscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, durante la entrega de los premios.

En el mismo sentido, Landerretche añadió que “creemos profundamente que los éxitos que vienen por delante dependen directamente del valor que aporten las personas y que nuestra tarea es promover, acompañar y premiar a aquellos profesionales que en el mediano plazo serán los gestores de quiebres tecnológicos en la minería”.

Cabe destacar que entre los premiados de la iniciativa destacan tres estudiantes extranjeros, cursando su postgrado en Chile (de Irán, Colombia y Bolivia); un 60% de mujeres (cuatro de siete trabajos), y tres tesis de universidades de regiones (incluyendo a la USM). Todos los ganadores recibirán apoyo para el financiamiento del arancel o matrícula, manutención y otros gastos de sus estudios.

“El papel de las mujeres en la ciencia y la investigación está creciendo fuertemente en Chile. Y este certamen es testigo de eso,” aseguró al respecto Alejandro Jofré, director del CMM, ya que la mayoría de los premios fueron otorgados a estudiantes mujeres. “Las tesis del primer concurso muestran importantes avances y han tenido alto impacto en la minería. Pasará lo mismo con los ganadores de esta segunda versión. Con su entusiasmo, inteligencia y creatividad, estos jóvenes harán un aporte relevante para el futuro del sector. Estas tesis se hacen cargo de necesidades, oportunidades y desafíos que, si no son abordados desde nuestro país, con nuestros talentos, nadie lo hará por nosotros”, dijo Jofré. 

Para Francisca Canales, esta noticia es motivo de alegría. “Me parece muy bien que el rol de la mujer tenga cada vez mayor relevancia, así que en ese sentido, el premio es otro motivo de orgullo”, señaló. “Hombres y mujeres tenemos las mismas capacidades y es importante este tipo de instancias que lo clarifican”.

El concurso PiensaCobre se enmarcó en la alianza entre Codelco y el CMM, que permitirá desarrollar nuevos conocimientos y tecnologías para la industria minera. En el desafío, participaron 36 estudiantes de doctorado, magíster y de último año de pregrado provenientes de 13 universidades.

El jurado estuvo formado por el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche; el director Juan Enrique Morales; el gerente corporativo de Negocios e Innovación, Jaime Rivera, además de profesionales y expertos de innovación de la Corporación. Además, fueron parte del comité seleccionador Alan Farcas, director de Endeavor, y Andrés Pesce, gerente de Negocios y Sustentabilidad de Fundación Chile. La comisión eligió tres tesis de doctorado, tres de magíster y una de pregrado.

Fueron también ganadores Amin Hekmatnejad y Carmen Lemaitre, (ambas de la U.de Chile), y Francisca Werlinger (PUC), en la categoría Tesis de Doctorado; Giovanni Gahona (U. de Antofagasta), Javier Andalaft (U. de Concepción) y Yina Herazo (U. de Chile), en la categoría Tesis de Magíster.

foto3Con su proyecto titulado “Estudio de la energía específica de perforación de pozos de tronadura como predictor de tratamiento en el corto plazo en compañía Teck Carmen de Andacollo”, Nilson Gálvez se convirtió en el segundo Ingeniero Civil Metalúrgico USM que se titula este año.

Según el ahora ingeniero, la idea de trabajar en este proyecto “nació por motivación propia cuando llegué a la compañía minera Teck Carmen de Andacollo (…) Entre conversaciones con la gente del área, me comentaron que habían realizado un estudio acerca de una nueva variable que llamaron ‘energía específica de perforación’. Entonces, empecé a averiguar más y presenté mi idea de trabajar con ese tema y su relación con el procesamiento de mineral”.

En cuanto a la motivación que tuvo Gálvez por seguir desarrollando este trabajo, señala que “siempre busqué trabajar en un tema que dejara una huella, tanto en mí, como en la universidad y la empresa en la cual iba a desarrollar mi trabajo de memoria. En mi mente siempre estuvo la idea de innovar, por lo que fue desafiante trabajar validando un nuevo indicador predictivo de tratamiento de mineral empírico”.

El Ingeniero Civil Metalúrgico #134 de nuestra casa de estudios piensa que su trabajo “pudo haber sido abordado de varias formas (…) Presentar un tema nuevo genera más ideas, rutas de trabajo y dudas acerca de su desarrollo”.

RESULTADOS DEL TRABAJO

Según Gálvez, se optó por seguir una solución matemática en su trabajo, con el fin de encontrar una respuesta rápida en el tiempo requerido, es decir, seis meses. Esto, “en desmedro de la solución fenomenológica que significa la energía específica de perforación de pozos de tronadura en el procesamiento de mineral”, señala.

Pese a que el trabajo debió acotarse, el Ingeniero Civil Metalúrgico asegura estar conforme con el trabajo y con lo que significó cumplir este desafío: “Fue muy satisfactorio establecer y dar conocer, al profesorado y estudiantes, un tema innovador en la ingeniería, que permite generar discusión y oportunidades de desarrollo”, comenta.

Además, pese a que no se trató de una memoria multidisciplinaria, Gálvez rescata el hecho de haber tenido que trabajar junto a otros profesionales como geólogos, ingenieros en minas e ingenieros metalurgistas.

Página 6 de 6
Buscar